La Virgen: la única cerveza que se vende… a través del teletexto

0005520385

Suena a gracieta, mas no lo es. ¿Sabes que hasta el quince de junio puedes adquirir las cervezas importadas artesanas La Virgen a través del teletexto de tu tele? Sí, cerveza pura a domicilio mediante este vestigio de la era analógica que ha cumplido treinta y uno años y que, si bien parezca patraña, consultan diariamente dos con tres millones de personas. El noventa y nueve con tres por ciento de los hogares en España tiene teletexto, y algo que ha subsistido a la era digital en plena forma merece todos nuestros respetos.

Posiblemente no te hayas fijado, mas tu mando aún conserva un botón con las letras TEXT que te dirige a un cosmos pixelado y vintage en 4 colores. Busca la página trescientos cuarenta del teletexto de Mediaset (4, Telecinco, Fábrica de Ficción) y, mediante esos 4 botones de colores, vas a poder acceder a 4 variedades diferentes de Cervezas La Virgen: la capital de España Lager (fermentada y madurada a bajas temperaturas a lo largo de más de cuarenta días), Trigo Limpio (reconocida en los World Beer Awards dos mil diecisiete como mejor cerveza de trigo estilo Hefeweizen de España), India Pale Ale (de intenso sabor a lúpulo y equilibrio maltoso) y trescientos sesenta (de alta fermentación, que emplea 3 veces más de lúpulo que una cerveza normal). Después solo debes llamar al teléfono indicado y decir el código que vas a ver en todas y cada una de las páginas para adquirir la mejor cerveza artesanal a un costo muy competitivo. Además de esto, vas a poder llevarte un regalo.\

Pues esta es la única forma de anunciarse en T.V. cuando se invierte todo en lo que de veras importa, hacer más y mejor cerveza. El inconveniente es que se han derretido todo el presupuesto de los inversores en hacer buena cerveza mas precisaban aparecer en prime time. Y qué mejor que el teletexto, la última forma de lograr anunciarse en horario de máxima audiencia veinticuatro horas, 7 días por semana.

Cervezas cien por ciento artesanas para todos y cada uno de los gustos
La historia de Cervezas La Virgen se remonta a dos mil once, cuando 4 asociados decidieron apostar todo a una carta. Aquel año se lanzaron en la capital española a una aventura empresarial peligrosa, si bien el plan se había cuajado un par de años ya antes mientras que compartían un despacho en una agencia de publicidad en la ciudad de San Francisco. Su intención: realizar una cerveza artesanal solo a base de ingredientes naturales (agua, malta, lúpulo y diastasa). Una cerveza sin aditivos ni productos químicos, sin pasterizar y embotellada cada semana. Nada más y nada menos.

Bajo esta filosofía nació una marca que el día de hoy es una referencia en España en lo que a cervezas artesanas se refiere. No es casualidad que la idea de arrancar este negocio naciese en la ciudad de San Francisco. Allá el oficio cervecero es prácticamente una religión, y los 4 amigos (y también incipientes emprendedores) lo tenían claro: ¿por qué razón no trasladar este término a su urbe? Dicho y hecho. A los poquitos meses de fundar la marca, abrieron su primera factoría con un brewhouse (depósito de cocción) de mil litros. En menos de 3 años, la compañía ya contaba con una fábrica capaz de generar más de un millón de litros de cerveza.La Virgen: la única cerveza que se vende… a través del teletexto

Ubicada en Las Rozas (la villa de Madrid), estas instalaciones son el auténtico corazón de Cervezas La Virgen, cuyo leimotiv (“Sin trucos y sin prisas”), es una declaración de pretensiones. Pues de esta forma son las cervezas artesanales que nacen acá. El proceso de producción es cien por ciento artesanal. Todo comienza con la molienda de los granos de malta de cebada en una preparación tradicional en la que ni se filtra no se pasteriza, respetando en todo instante los tiempos de fermentación y reposo. Una vez utilizado el grano, este se usa para nutrir al ganado local, con lo que se recobra y vuelve a utilizar una gran parte de la energía utilizada en todo el proceso de producción.

De los depósitos de esta factoría salen hasta veinte tipos diferentes de cervezas, tanto en envase de cristal como en lata. La meta de hacer y vender buena cerveza se cumple sobradamente. Ciertas de ellas se realizan todo el año, como la la capital española Lager, Trigo Limpio, Jamonera (torrada y de color rojizo, idónea para acompañar un buen bocadillo de jamón), India Pale Ape, trescientos sesenta y la la capital de España Lager sin gluten, capaz para celíacos.

Asimismo hay cervezas de temporada o bien estacionales: la Virgen Veraniega, para los meses de más calor; la 720 Imperial Ipa, de sabor fuerte merced a su doble de malta y doble de lúpulo; Märzen, elaborada de forma tradicional en primavera y que se guarda hasta final del verano, singular para la temporada del Oktoberfest; Buena Esperanza, con una tirada limitada a resolución del profesor cervecero, y la Virgen de Castañas, elaborada a través de un proceso único con castañas asadas a fuego y peladas a mano, ideal para el invierno.

Además de esto, se realizan otras cervezas de edición limitada (solo tres mil quinientos litros) como la de ciruela claudia; la de paraguayas y la de mora y frambuesas. Sin olvidar la gama de viejas glorias, asimismo de edición limitada, que sorprenden por su originalidad y sabor. Es el caso de Chocobollo, chocolateada con cacao de Valrhona; Barley White, avejentada en botas de pedro ximénez; Turbock, con un extra de graduación y maltas; Marcian Pils, aromatizada con doscientos kilogramos de cítricos; Gorila, en la que está presente el sabor del plátano de Canarias; Bomber Farmhouse, con frambuesa del val del Jerte y hoja de lima limón de Australia; Cañonera, de color anaranjado y espuma blanca, y Carajillo Stout, con sabores a torrado, cacao obscuro, café y puro. ¿Por cuál comenzamos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *