Bolsos y carteras generan en las mujeres tanta devoción

Dicen que las carteras son como las amigas, nunca son demasiadas. La verdad es que pareciera que siempre hay alguna que nos hace falta y justificamos una nueva adquisición diciendo que la precisamos. Las tenemos y deseamos en sus versiones, tamaños, texturas, materiales y colores.

Carteras grandes, chiquitas, de día, por la noche, sport; bolsos playeros, deportivos, de viaje, materos; maletines de trabajo; mochilas bandoleras; sobres y clutches. De cuero y símil cuero, de lona, de lona, tejidas, de mallas metálicas; más artesanales de fibras naturales, paja, mimbre, yute, arpillera y hasta de papel reciclado.

Con lentejuelas, piedras, tachas; pintadas, bordadas, con apliques; planas, estampadas, floreadas, rayadas, brillosas, coloridas; de animal print y tradicionales atemporales.

El gran problema se presenta al instante de organizarlas. Una vez más, creemos que el problema radica en la cantidad, el exceso y la acumulación. La primera tarea entonces va a ser hacer una selección y quedarnos con aquellas que usamos, precisamos, nos chiflan, quedan cómodas y se hallan en buen estado.

Podría acontecer que haya alguna que se quiera conservar mas que deba ser arreglada. De ser así, es conveniente dejarla separada para llevar a un taller.

Las que se descartan se pueden obsequiar, donar o bien vender. En el caso de tratarse de una cartera muy deteriorada, que no tiene arreglo, se debe tirar.

El segundo paso sería limpiarlas, adecuarlas y vaciarlas. Es muy habitual encontrar en los bolsillos y fondo de las carteras papeles y papeles, envoltorios de golosinas, algún paquete de chicles aplastado o caramelo pegoteado, folletos, muestras de perfumes, clips, banditas elásticas, monedas, pañuelos, medicamentos, entradas de algún acontecimiento al que asistimos y sigue la lista…

Luego vamos a establecer dos categorías, basándonos en el tamaño. Por un lado vamos a reunir todas y cada una de las que son más pequeñas como ser sobres, clutches, las que son tipo monederos y las más chiquitas de fiesta. Por otro, las de mayor tamaño: carteras, bolsos y mochilas más grandes.

Las del primer conjunto pueden acomodarse paraditas, de forma vertical, al estilo archivo en un cajón, contenedor, cesta o bien caja. Para ordenar las segundas debemos examinar el espacio libre. Si contamos con un barral, sería ideal colgarlas, vienen unos ganchos especiales para esto conocidos como ganchos S. Además, hoy en día podemos localizar en el mercado unas perchas pequeñas con un diseño más deco de semicírculo que cumple la misma función, pero son más vistosas y pintorescas. Si no contamos con estas herramientas, podemos emplear anillos grandes de carpeta.

Si en cambio, el espacio es reducido, debemos ser creativas y buscar opciones. Una de ellas podría ser usar un perchero de pie para colgarlas allá o bien alguna especie de correa o pequeños percheros y ganchos individuales para colgar detrás de las puerta de la habitación o bien del vestidor o placard.

Si disponemos de un estante, podemos presentarlas paradas, por colores, por tamaño, de menor a mayor. De igual forma podríamos situarlas en un contenedor grande.

Hay quienes habitúan a conservar las carteras en las bolsas de tela en las que suelen venir, el tema es que de esta forma no las vemos, y lo que no vemos, lo olvidamos y no lo utilizamos. Mi consejo es dejar en la bolsa solo aquellas que sean muy frágiles o bien que se utilicen para fiestas u ocasiones singulares.

Otra opción alternativa es sustituir esas bolsas por las cajas organizadoras de zapatos de cartón que, al tener un visor transparente, nos deja ver qué cartera hay dentro. El modelo tamaño zapato puede destinarse para guardar las más pequeñas, sobres y clutches; y el modelo tamaño bota caña alta es ideal para carteras y bolsos más grandes.

Otra posibilidad es guardarlas el estilo que yo llamo “mamushka”: se trata de reunir las carteras por color, por poner un ejemplo, todas las negras, y poner una dentro de otra, de menor a mayor. Así tendremos exhibidas y a la vista solo la cartera más grande de cada color, el resto estarán contenidas en cada una de ellas.