Argentina, estancada: venta de autos en 2019, como hace 25 años

EL AÑO PRÓXIMO SE EXPENDERÁ LA MISMA CANTIDAD DE 0 KM POR HABITANTE QUE EN EL PICO DEL MENEMISMO
Se proyectan comercializar solo unas seiscientos cincuenta unidades contra el récord de quinientos ocho mil del noventa y cuatro. Mas la población pasó desde ese momento de treinta y cuatro a cuarenta y cinco millones. No hay desarrollo real por mejora económica.

El derrumbe de las ventas de autos en cuotas por medio de un plan de ahorro de los últimos meses no halla piso. Noviembre está mostrando datos malísimos, tal y como adelantó el día de ayer Campo Financiero, con la mayor caída interanual desde la crisis de dos mil dos. La baja ronda el cuarenta y cinco por ciento . Este final negro de dos mil dieciocho está condicionando ya los números de dos mil diecinueve. Las estimaciones que se efectúan en el campo proyectan un mercado de setecientos, con una visión muy optimista, o bien de seiscientos, tomando el volumen actual de operaciones. Si se tiene presente el valor intermedio entre los dos pronósticos -seiscientos cincuenta 0 km- se podría hacer otra comparación con el pasado que muestra que la Argentina, en materia automotriz, está atascada puesto que no tiene un desarrollo real. Eso sí sucedió, por poner un ejemplo, en dos mil trece con novecientos cincuenta automóviles o bien en dos mil diecisiete con novecientos.

En los años del Gobierno de Carlos Menem se alcanzó un pico de ventas de quinientos ocho mil unidades, en mil novecientos noventa y cuatro. Aunque esa cantidad es menor con relación a el volumen aguardado para el próximo año, realmente podría decirse que es un desarrollo relativo, en tanto que el aumento se generará solamente por un incremento poblacional. Las seiscientos cincuenta unidades del año próximo no quiere decir que se vendan más 0 km por habi-tante respecto de las quinientos ocho mil del noventa y cuatro. Sencillamente hay más habitantes.

Menemismo

A mediados de la década menemista, la Argentina tenía una población de treinta y cuatro millones de habitantes, al paso que hoy en día ronda los cuarenta y cinco millones. Un simple cálculo muestra que el volumen de ventas de aquella temporada, representará en dos mil diecinueve -con el ajuste poblacional- unas seiscientos setenta unidades.

El récord del noventa y cuatro es esencial pues fue un instante de gran restauración económica tras la hiperinflación que acabó con el Gobierno del Raúl Alfonsín. Para tomar medida de ese dato hay que tomar en consideración que solo en 6 años, teniendo presente el incremento de la población, se vendieron más 0 km por habitante que en aquel instante de esplendor de la administración menemista. Fue en dos mil once, dos mil doce, dos mil trece, dos mil dieciseis, dos mil diecisiete y, asimismo, cuando concluya el año actual.

El primer dato negativo que brota es que la Argentina no consiguió progresar, en estos veinticinco años la relación, la cantidad de autos vendidos por habitantes. Esto es, que las ventas «no medraron» por una mejora económica sino acompañaron el ritmo demográfico. El otro dato alarmante es que, en el noventa y cuatro, el negocio se repartía entre 6 empresas, 3 de camiones (Scania, Iveco y Mercedes-Benz) y otras 3 de autos (Autolatina con Ford y Volkswagen, Sevel con Fiat y Peugeot y Ciadea con Renault). El día de hoy son 12. Ford, Volkswagen, Fiat y Peugeot se residieron de forma independiente y se sumaron Toyota, Honda, General Motors, y Nissan. Es verdad que, en contraste a los noventa, ahora exportan mas en el mercado interno son más jugadores para repartirse un negocio que no medró.